Prueba con livekid
Comparta esta página:
Copiar enlace

¿Por qué no deberíamos publicar fotos de menores en redes sociales?

marzo 15, 2022 |
Joanna

Gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, hemos aprendido a documentar nuestra vida mediante fotos y vídeos. El siguiente paso ha sido publicar este contenido en las redes sociales, donde podemos compartir los momentos felices con nuestros familiares y amigos. El caso de las escuela infantiles no es diferente, ya que los padres quieren ver a sus hijos durante el día mientras ellos están disfrutando de sus actividades. Pero, ¿realmente es seguro publicar fotos de menores en redes sociales?

En este artículo:

¿Qué es sharenting?

El término sharenting ha sido utilizado por primera vez en el año 2012 por The Wall Street Journal y a partir de ese momento, está presente en nuestra vida. La combinación de palabras share (compartir) y parenting (crianza) se refiere a los padres que sienten la necesidad de compartir con el mundo la imagen de sus hijos. Para algunos puede ser una forma de trabajar, como en el caso de los influencers, y para otros puede ser simplemente una forma de transmitir su felicidad y el orgullo que sienten de sus pequeños.

Según el informe de EU Kids Online, el 89% de los padres por lo menos una vez al mes comparte de alguna forma las fotos o vídeos de sus hijos menores, pero solo el 24% les pregunta si pueden hacerlo.

Escuelas infantiles en redes sociales

La situación no es muy diferente en el caso de las escuelas infantiles. La mayoría de los centros usa las redes sociales a diario, donde comparten con su público las actividades realizadas, juegos creativos, pero también en muchos de los casos - la imagen de los menores. ¿Pueden hacerlo?

Sí, pero solo si disponen de una autorización previa por parte de los dos padres o tutores legales del menor. Aunque para unos será un problema y no quieran compartir estas imágenes con los demás, para otros es una forma bonita de mostrar qué bien se lo pasa su hijo a lo largo del día, sin embargo, tienen que tener en cuenta algunos de los peligros que pueden esperarles en el mundo digital.

¿Por qué es peligroso?

Compartir la imagen de los menores en redes sociales puede ser peligroso por muchas razones. Entre ellas, principalmente, debemos saber que perdemos el control de cualquier cosa que subimos a este tipo de plataformas. No sabemos realmente qué va a pasar con la foto graciosa de nuestro hijo o alumno, quién lo va a ver y con qué intención. 

Además, no siempre leemos las condiciones del servicio y la política de privacidad, como por ejemplo en el caso de Facebook e Instagram, que tienen permiso para almacenar todas las fotos que subamos y compartirlas con otras entidades. También en el caso de grupos o chats privados como por ejemplo Whatsapp - allí las imágenes tampoco están seguras ya que tenemos que tener en cuenta que todo lo que se suba y comparta, se quedará archivado en sus servidores.

Por último, también debemos comentar, que no todos los niños quieren tener publicada su imagen. A veces, el contenido nos puede parecer gracioso e inocente, pero no siempre será igual a ojos de los menores. Según un estudio publicado por Microsoft, el 42% de los adolescentes siente vergüenza por algunas de las fotos publicadas por sus padres cuando eran pequeños. Deberíamos respetar su privacidad y su derecho sobre su propia imagen.

¿Qué dice la ley?

Según la ley sobre protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen, para publicar las fotos de otra persona se requiere su autorización previa. En el caso de los menores, se necesita este consentimiento por parte de ambos padres o tutores legales. Sin embargo, cuando el menor cumpla 14 años, ya será necesario su consentimiento personal.

Cabe destacar que en España este derecho está muy protegido y ya han surgido casos de menores que han denunciado a sus tutores por la publicación de su imagen sin su consentimiento previo.

Nuestras recomendaciones

Es normal que, como padres o maestros, queremos compartir estos momentos unos con otros, a través de fotos o vídeos. ¿Entonces qué podemos hacer para seguir disfrutando de esta posibilidad? Primero, revisar la política de privacidad de las plataformas que queremos usar. En segundo lugar, revisar los ajustes de nuestras cuentas, ya que es mejor hacerlas privadas, para llegar con el contenido solo a las familias de los menores o, en el caso de las cuentas públicas, publicar solo imágenes donde no se ve la cara del niño completamente visible. En el caso de los maestros, siempre debemos pedir permiso a ambos padres o tutores legales y, en cuanto el niño pueda entenderlo, preguntarle también si quiere aparecer en dichas publicaciones.

La aplicación que lo hace posible

Por otro lado, para compartir las fotos entre la escuela y las familias, os recomendamos usar una aplicación que cuente con unos protocolos de seguridad altos, como LiveKid. Nuestro sistema garantiza el intercambio de información e imágenes de forma rápida, directa y, sobre todo, segura. Los maestros pueden crear y organizar álbumes de fotos para compartir su día con las familias que, a su vez, pueden estar así informadas e incluidas en el proceso de enseñanza. LiveKid también facilita la comunicación, gestión de grupos y administración, para un proceso completo y ajustado a las necesidades de todas las escuelas infantiles. Si quieres ver cómo funciona nuestro sistema, pide tu demostración gratuita.

Foto des Autors
Joanna
Marketing Specialist
Comparta esta página:
Copiar enlace

Lea también

Jarek, Izabela, Maria, Mateusz, Sonia