Prueba con livekid
Comparta esta página:
Copiar enlace

¿Cómo hablar con los niños sobre conflictos y guerras?

abril 26, 2022 |
Joanna

Aunque se podría decir que, teniendo en cuenta el pasado, vivimos en tiempos relativamente tranquilos, los últimos años nos han enseñado que esta tranquilidad puede ser interrumpida fácilmente. Los niños son especialmente vulnerables frente a noticias como la pandemia, el cambio climático o recientemente, la guerra en Ucrania. ¿Cómo hablar con ellos sobre temas tan difíciles? Os dejamos algunos consejos en el siguiente artículo.

En este artículo:

¿Qué es lo que ya saben?

Vivimos en tiempos digitales y en los cuales nos enfrentamos a noticias de una manera constante, por lo cual se nos hace muy difícil controlar todo lo que escuchan y ven nuestros hijos. Puede ser un programa de televisión por la tarde, las noticias en la radio de camino al cole, una conversación entre adultos o simplemente a través del móvil al que muchos niños tienen el acceso de vez en cuando. Cuando nos hacen preguntas difíciles, no debemos evitarlas. Como adultos, nuestro deber es escucharlos y luego guiarlos en un mundo que a veces no entienden. Antes de tener una conversación, el primer paso sería siempre, “investigar” lo que ya saben. Podemos hacerles preguntas de forma directa o indirecta, para conocer la información dada y de este modo, ajustar nuestro discurso. 

La clave es su desarrollo madurativo

Como ya hemos establecido que no podemos ocultar de ellos lo que está pasando, podemos prepararnos para este tipo de preguntas que son naturales y pueden surgirles en cualquier momento. La respuesta y explicación siempre dependerá de la etapa del desarrollo madurativo en cual se encuentra el niño. Los psicólogos indican que los niños a partir de los 3 o 4 años ya pueden entender conceptos como conflictos o guerras, pero nuestro discurso variará cuando tratemos con un niño de 6 o 7 años, ya que la conversación podrá ser un poco más avanzada.

Hablemos “su idioma”

Para comunicarnos con los niños siempre debemos ajustarnos a su lenguaje, que debe ser simple, directo y con variedad de ejemplos. Como recurso podemos usar diferentes libros educativos, referirnos a cuentos e historias tipo: “En este bosque vivían dos reyes y no querían compartirlo”, o también a anécdotas de su vida real, como por ejemplo: “¿Te acuerdas de cuando te enfadaste con tu hermano y le empujaste?”. Hablando con niños un poco más mayores, podemos referirnos a hechos reales, por ejemplo: “Existen países que no siempre están de acuerdo con las cosas y cada uno quiere tener razón.”

Hablando del lenguaje, no hablamos sólo del lenguaje oral, ya que no debemos olvidarnos de que los niños también se comunican a través del juego. Es otra manera de explicar temas difíciles para que los entiendan a su modo.

Debemos atender sus emociones

Uno de los aspectos más importantes a la hora de hablar con nuestros hijos o alumnos, es atender a sus emociones. Por eso, la posibilidad de hablar y preguntar es tan importante. Debemos crear un entorno seguro y de confianza, para que sepan que estamos allí para lo que necesiten. Si escuchan alguna noticia o ven alguna imagen preocupante, por la cual se puedan sentir angustiados o tristes, debemos explicarles que: “Sentirse así es algo normal y no lo tienen que ocultar, pero al mismo tiempo hay mucha gente buena que está haciendo todo lo que pueda, para que no nos sintamos más así”. De este modo, les explicamos cómo son las emociones, pero al mismo tiempo seguimos pensando en lo positivo.

¿Cómo podemos ayudarles?

Tanto desde la escuela como desde casa, debemos trabajar y promover valores de paz, empatía, derechos humanos y respeto mútuo. Es importante que aprendan a compartir, a ser amables y a solucionar los conflictos (lo cual es normal que surjan de vez en cuando). También debemos centrarnos en lo positivo y por ejemplo, en el caso de la guerra, explicarles que en este mundo hay muchísima más gente buena, mencionar los voluntarios que ayudan y las organizaciones que trabajan para la paz. Debemos tener en cuenta que nosotros somos sus figuras referentes y que los valores que les vamos a transmitir son los mismos que van a afectar a su desarrollo y percepción. Al final, el futuro está en sus manos.

Foto des Autors
Joanna
Marketing Specialist
Comparta esta página:
Copiar enlace

Lea también

Jarek, Izabela, Maria, Mateusz, Sonia